Con autorización de Ross Hauser, MD y Caring Medical

Los últimos estudios sugieren que los ligamentos pueden ser la clave para la enfermedad degenerativa del disco y el dolor de espalda baja.
Debería ser obvio que ligamentos estables resultan en columnas igualmente estables de igual forma que ligamentos inestables producen columnas inestables. Este ha sido el lema de los Proloterapistas durante más de 60 años!
Cuando el disco tiene una altura normal, los ligamentos que sostienen la columna vertebral permanecen en longitud normal. A medida que la altura del disco disminuye, en la enfermedad degenerativa del disco, las vértebras se deslizan y están más juntas. Como resultado, como una banda de goma que pierde tensión, los ligamentos de la columna vertebral se aflojan y estos ligamentos flojos o laxos no mantienen las vértebras en su lugar y mientras estas más se mueven, el resultado es el dolor crónico.
Si no se corrige, se perpetúa un círculo vicioso y la inestabilidad vertebral y la degeneración serán inevitables. El ciclo comienza con lesión del ligamento, lo que conduce a un mayor estrés en el disco, que a su vez provoca un adelgazamiento del disco. Esto pone más presión sobre otros discos y aumenta la enfermedad degenerativa del disco, se aumenta la inestabilidad en las vértebras lumbares y aumenta la tensión ejercida sobre el disco. Más fisuras se desarrollan en el borde exterior del disco, se empeora la enfermedad degenerativa del disco, y el proceso se sigue repitiendo. Mientras peor es la enfermedad degenerativa del disco, peor es la inestabilidad, y viceversa.

La terapia de células madre es viable y eficaz en detener o revertir la enfermedad degenerativa del disco.
El año pasado, la Clínica Mayo publicó los resultados de estudios en animales que sugieren que la terapia de células madre era viable y eficaz para detener o revertir la enfermedad discal degenerativa de la columna vertebral. De hecho, lo llamaron el “estudio de referencia.” En Medicina, el verdadero resultado del estudio, en muchas ocasiones, es el resultado del paciente.

La Enfermedad Degenerativa del Disco (DDD).

Esta es una forma común de osteoartritis en la espalda. Un disco que ha degenerado es uno que ha perdido agua en su interior (deshidratado) y como resultado el disco pierde altura y se aplana.

Esto es lo que concluyeron los investigadores recientes:
“La terapia con células madre funciona para mejorar el dolor de espalda en muchas, muchas personas. Cabe destacar que, en un documento de febrero de 2015, los médicos preguntaron si la terapia de

El papel ligamentos en el dolor de espalda
Dos trabajos de investigación recientes sugieren que las inyecciones de células madre proporcionan una respuesta eficaz para la enfermedad degenerativa del disco porque este tratamiento reconstruye los ligamentos, alivian el dolor y demuestran seguridad y eficacia.

Igualmente, los médicos advierten que el tratamiento tiene que ser correctamente hecho.
Los médicos querían saber si la investigación médica apoya la idea de que la madre inyecciones de células podría regenerar discos dañados. Se exploraron todas las investigaciones impresas y demostraron que las células madre derivadas de la médula ósea, las células de grasa, o líquido sinovial mostraron una inhibición exitosa de la degeneración del disco.
Las células madres derivadas de la Médula ósea demostraron una calidad superior en la reparación en comparación con otros tratamientos con células madres.
Esta investigación continúa apoyando los hallazgos recientes que terapia de células madre es un tratamiento eficaz para el dolor de espalda en manos de médicos calificados y debidamente entrenados. En la reunión anual del 2013 de la Academia Americana de Medicina del Dolor en Fort Lauderdale, especialistas en dolor del Columbia Interventional Pain Center in St. Louis, estudiaron los casos de 24 pacientes que recibieron inyecciones autólogas de médula ósea para su dolor de espalda crónico. Los resultados fueron prometedores. La mitad de los pacientes no tuvo necesidad de ningún otro tratamiento después de las inyecciones de médula ósea, 10 de estos 12 informaron el alivio continuo del dolor a un año de las inyecciones. Todos los pacientes mostraron signos de degeneración del disco antes de las inyecciones de médula ósea.

La degeneración del disco es rara vez la causa del dolor
La mayoría de los pacientes que acuden al Centro con dolor de espalda baja, dolor torácico o del cuello traen una RNM que muestra degeneración del disco, pero rara vez esta es la causa de su dolor.